Espacios Maker en Argentina

 

Seguramente se estarán preguntando: ¿qué es un espacio maker?, ¿cómo se arma un espacio maker?. En este post algunas respuestas.

La revista Make identifica las 6 cosas que cualquiera debería conocer antes de iniciar la creación de un makerspace:

  1. Pide ayuda.
  2. Construye lo que la gente quiere.
  3. No tan DIY (para los aspectos legales, contables, etc. contrata a expertos)
  4. Imagina lo mejor.
  5. Preparate para lo peor.
  6. Recuerda que no estas solo.

No conocía espacios maker en Argentina, pero investigando en la web, vi que el movimiento ya existía hace varios años aquí. Sin embargo,  sólo hace unos pocos años comenzaron a ser llamados con esa denominación.

Algunos ejemplos son el Laboratorio de Juguete de Jorge Crowe, alineado con la experimentación con electrónica lúdica; el Hacklab del barrio porteño de Barracas, donde de forma inclusiva se experimenta con electrónica y todo tipo de tecnología (¡incluyendo bicicletas!), o Garage Lab, un espacio académico donde se desarrollan soluciones de forma colaborativa. Además hay espacios como Flexible, un laboratorio para niños de 5 a 16 años donde desde hace varios años se experimenta con ciencia, arte y tecnología, o el marplatense MatesLab. Más recientemente en Buenos Aires abrió NETI Makerspace, un espacio que reúne a makers (ya con todas las letras) con un enfoque emprendedor, buscando pasar de ideas a prototipos y luego a productos comercialmente viables.

Respecto de la fabricación digital, existen lugares como el Fab Lab Argentina, ubicado en la Sociedad Central de Arquitectos de Buenos Aires o el CMDLab, del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, que albergan herramientas como impresoras 3D o cortadoras láser y ofrecen actividades relacionadas con su uso y posibilidades. (http://hacedores.com/mundo-maker/)

Me parece muy interesante la reflexión que realiza Valentín Muro en la entrevista que le hacen en Voces en el Fenix  acerca de la importancia de establecer espacios makers en los barrios.

Es deseable que las ciudades contemplen contar con espacios de innovación impulsada por la propia comunidad. Un lugar ideal para instalar estos espacios, por ejemplo en forma de makerspace, es la biblioteca pública…

…En estos makerspaces barriales se recupera el espíritu del club social, conformándose como un lugar de encuentro donde además se hacen cosas. Una de las mejores maneras de generar comunidad, de acercar a las personas, es a través de una actividad en conjunto. Por eso el makerspace se propone como un espacio abierto, sensible a los problemas de sus participantes y de los espacios que estos habitan. Estos espacios funcionan como laboratorios de innovación con impacto social, donde los propios laboratoristas son vecinos que trabajan en sus problemas y al mismo tiempo son parte de una comunidad más amplia que los incluye…

…tienen un efecto duradero mucho mayor que el de la mera intervención asistencialista. Brindan la posibilidad de una genuina transformación de las personas de espectadores a hacedores…

 

Advertisements

Posted on January 19, 2018, in Reflexiones sobre educacion, web 20 and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink. Leave a comment.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: